terça-feira, 4 de junho de 2013

Dilma mueve a la frontera 33.500 soldados por la visita del Papa


La Operación Ágata 7, en curso por toda la frontera de Brasil, decomisó más de seis toneladas de drogas y ocho toneladas de explosivos en operativos en los que se revisaron 184.000 vehículos y 12.000 embarcaciones, informó la presidenta Dilma Rousseff este lunes en su programa radial semanal Café con la Presidenta.

La mandataria destacó la importancia de la operación, en el marco de los grandes eventos deportivos y religiosos que recibirá Brasil. Dijo que el uso de la tecnología “hace la diferencia” en las acciones de seguridad ejecutadas en el país. Dilma afirmó que la cooperación con las naciones vecinas también es importante para el éxito en el combate al crimen organizado.

“Protegiendo nuestras fronteras, ayudamos a aumentar la seguridad de nuestra propia población y la de los grandes eventos que se aproximan: la Copa de las Confederaciones ahora en junio, y la Jornada Mundial de la Juventud Católica, el mes que viene, cuando vamos a recibir la visita del Papa Francisco”, afirmó.

Según informó Rousseff, la Operación Ágata 7 moviliza 33.500 militares y es la más importante realizada en el país desde la Segunda Guerra Mundial. De acuerdo con la presidenta, otras 1.100 personas, de la Operación Centinela, están participando de la Operación Ágata, entre policías federales, camineras federales, hombres de la Fuerza Nacional de Seguridad y agentes del Fisco y de Ibama (Instituto Brasileño de Medio Ambiente y de Recursos Naturales Renovables), además de policías civiles y militares de todos los estados fronterizos.

Coordinada por el ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas, la Operación Ágata está en curso desde el mes pasado, y forma parte del Plan Estratégico de Fronteras, lanzado hace dos años para prevenir y reprimir la acción de los criminales en las fronteras brasileñas, explicó la presidenta.

El Plan Estratégico de Fronteras incluye la Operación Sentinela, de carácter permanente y que se realiza de manera rutinaria en 31 puntos de la frontera del país, bajo la coordinación del ministerio de Justicia, con la Policía Federal, la Policía Carretera Federal y la Fuerza Nacional de Seguridad Pública.

Dilma dijo que el gobierno federal transferirá R$ 30 millones a los estados fronterizos de Brasil, para la adquisición de cámaras que se instalarán en 60 municipios, simultáneamente con la instalación en los estados de sistemas de transmisión y de monitoreo de esas imágenes.

“La seguridad pública es una responsabilidad de los estados, prevista en la Constitución para los estados, pero el gobierno federal tiene la obligación de participar y ayudar en ese proceso. El gobierno federal no puede omitir (esa responsabilidad)”, dijo Dilma. “Hacemos eso cuidando de nuestras fronteras a través de ese Plan Estratégico. Esa es una de las más importantes contribuciones del gobierno federal para fortalecer la seguridad de nuestro país. Nuestro objetivo es estrechar cada vez más la asociación con estados y municipios”, agregó.


Cronista.com
BRUNO PERES
Martes 04.06.2013
http://www.cronista.com/valor/Dilma-mueve-a-la-frontera-33.500-soldados-por-la-visita-del-Papa-20130604-0065.html

Nenhum comentário:

Postar um comentário